Voluntariado Corporativo: una alternativa a la gestión de negocios responsables

Por: Juan Carlos Córdoba / Markova Concepción

Panamá históricamente ha sido un país solidario, los próceres de la patria ligaron nuestra visión de país a una vocación de servicio, al establecer en nuestro escudo la declaración “Pro Mundi Beneficio”.

Es sabido que el panameño se caracteriza por su espíritu solidario, por su habilidad para socializar y convivir con empatía hacia otras personas; desde ese concepto sociológico podemos entender la razón por la que el voluntariado ha sido parte de nuestra identidad cultural, convirtiéndonos en una sociedad resiliente, capaz de sanarse a sí misma, reconstruir economías, tejido social y ciudadanía a pesar de los distintos escenarios de la historia.

Las empresas históricamente han sido un factor catalizador de la trasformación social en Panamá, aún antes del desarrollo del ya conocido concepto de RSE o Sostenibilidad, el sector empresarial, hacía ingentes esfuerzos económicos, y humanos para impulsar y apoyar iniciativas sociales que generasen beneficio colectivo, y constituyeran una oportunidad de movilidad social para personas vulnerables.

Una rápida mirada a los principales portales de turismo de Panamá da a  conocer que este es un país de muchas oportunidades, de un rápido y estable crecimiento económico, cuyos beneficios alcanza a toda su población. Sin embargo detrás de la cortina de los rascacielos y los grandes centros comerciales, se esconde una realidad de la que nos todos estamos conscientes: la disparidad social, que sumerge en la pobreza a más de 1 millón de panameños y panameñas, que deben luchar para sobrevivir y  a duras penas cubrir sus necesidades básicas.

Las empresas han sido, son y deben seguir siendo un ente catalizador de la transformación económica, social y ambiental en Panamá. Nuestro rol histórico de país próspero, pacífico y estable pudiera estar en riesgo ante la actitud indiferente de una sociedad que no actúa ante las injusticias sociales. No debemos olvidar que toda injustica, genera conflictos, y que todo conflicto impacta negativamente en bolsillo de todos.

El voluntariado corporativo es una herramienta de participación ciudadana a través de la cual una empresa abre una plataforma de acción social para sus colaboradores, lo que permite atender necesidades sociales reales o sentidas, e implementar acciones alienadas a su política de RSE, que busquen contribuir a la sostenibilidad económica, ambiental y social. Esta herramienta de acción social, es de bajo costo y alto impacto para la empresa, que ve fortalecida su gestión interna, recibiendo beneficios para la mejora de su clima organizacional, fidelidad de clientes y ambientes productivos